El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.
.

domingo, 4 de enero de 2009

Variaciones XIII

Es absurdo entercarme en cerrar los ojos, creyendo que así, por obstinadas cruzadas de mi memoria, logro acercarte, porque tu imagen surge nítida en parajes soñados. Me sonreís, me acariciás la mejilla con tu mano y tratás de ordenar mi alborotada cabeza. Mera ilusión, pues el tiempo está de por medio, la distancia se obstina y lo que añoro o extraño no abandona los territorios de los sueños, ni puede engañar a los sentidos.

Es cierto que tu voz la llevo adentro y que un trapito azul guardó hasta mí tu perfume. Los sentidos se sublevan contra la razón. Los nervios sacan sus alfileres para picotear mis sienes y se ofuscan contra mis inútiles bravatas de olvido.

¿Pero cómo se puede olvidar lo que se lleva en la sangre, lo que se ha embreñado entre las venas hasta volverse raíz de la existencia? ¿Cómo expresar este tormento? ¿Cómo callar cuando tu ausencia deja diligentes ramalazos en mi costado? Tu ausencia es tan profunda y tan hiriente en mi carne, que ya no sé qué es lo que riñe en mi cuerpo.

7 comentarios:

  1. Parece que has confesado con desesperacion algo que quizas solo vos entendes bien, tus textos son hermosos pero imagino que son a penas la milésima parte de lo que guardás en la mente o en el alma. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Gloria:

    Por no sé que misterios de la red de computadoras... tus mensajes se había quedado trancados en algún cable. Según la configuración que he puesto deben de publicarse instantáneamente... No fue el caso. Ignoro las razones.

    En el momento que lo escribía, creo, también la destinataria lo entendería. Con el correr del tiempo hay algo que se ha oscurecido. Tal vez ahora, como suele suceder hasta con el sol, todo se ha tapado por nubarrones de tedio. Soy un Sisifo borrando a diario, de la pizarra azul, esas terribles manchas.

    ResponderEliminar
  3. Che, el mío tampoco aparece y ni me acuerdo lo que puse. Eso es trampa! Pero decía algo así como que el problema de las ausencias es que están dentro de uno y no afuera...en una casa vacía. En fin, besotes.

    ResponderEliminar
  4. ¡Sí! Parece trampa, no se vale. Querida M, tenés que recordarte bien que es lo que pusiste... porque tu comentario anterior ha desaparecido por completo, esta vez el Gran Hermano no ha querido devolverlo...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Querida Gloria:

    Pues el Gran Hermano es un personaje de la novela de George Orwell: "1984". Es el jefe del Partido que gobernaba en Oceanía, un país ficticio.

    Si no has leído esta novela, me permito recomendártela.

    ResponderEliminar

 
Blog asistido por YoHagoWeb, el blog de las chapuzas para webmasters principiantes